Pastoral de la salud

Las Religiosas Oblatas al Divino Amor, movidas por el Espíritu Santo y fieles al lema “A Mayor Gloria de Dios”, brindan a los enfermos y ancianos el acompañamiento espiritual y la ayuda material, según las posibilidades que tengan a su alcance.

Religiosas adultas mayores y enfermas

En nuestra familia religiosa, las dificultades en la salud y aquellas sufridas por la edad, son un motivo de ofrecimiento y donación al Dios uno y trino, como un acto de amor y reparación a su Sagrado Corazón, es un apostolado fructuoso para la hermana que sufre en su cuerpo o espíritu y una oportunidad para los miembros de la comunidad, de entregarse con amor al servicio de las hermanas.

También la Pastoral de la salud es ejercida con ayuda de medicinas, acompañamiento espiritual y escucha de la persona enferma con VIH Sida. Para ello las Religiosas procuran asimilar una Pastoral de la Salud adecuada, para ejercer este delicado apostolado.

Además, siguiendo el ejemplo de Cristo, infinitamente misericordioso, las Religiosas de nuestra Provincia, en distintas casas, apostolados y países, realizamos visitas a los enfermos tanto en los hogares como en los hospitales, ofreciendo el consuelo y la esperanza que brotan del Corazón de Cristo, para fortalecer interiormente a los enfermos y ancianos con la Palabra de Dios, alimentarlos con la Santa Comunión y motivarles a unir sus sufrimientos a los dolores de Cristo, como un medio eficaz de purificación y para salvación del mundo.